Museo Nacional Estancia Jesuítica de Alta Gracia

Museo Nacional Estancia Jesuítica de Alta Gracia

Muy cerca de las Sierras Chicas de la provincia de Córdoba se encuentra la ciudad de Alta Gracia. Hoy esta localidad forma parte de un atractivo circuito turístico muy ligado a la llegada de los jesuitas a la zona con al intención de enseñar a los aborígenes..

Entre los lugares para visitar de la ciudad se encuentra el Museo Histórico Nacional de la Estancia Jesuítica de Alta Gracia. Esta entidad cultural no es otra cosa que una residencia del siglo XVII que perteneció a Alonso Nieto de Herrera, quien bautizó a la propiedad con el nombre de Alta Gracia, como tributo a la virgen de su pueblo natal.

Este hombre ingresó a la orden Compañía de Jesús y entonces donó la residencia a los jesuitas quienes crearon allí un establecimiento agrícola, ganadero e industrial que revolucionó la región y tenía como objetivo sostener el Colegio Máximo, el antecedente de la primera universidad nacional.

En 1773, la residencia fue adquirida por José Rodríguez quien y luego en 1810 fue el ex virrey Santiago de Liniers quien se transformó en el nuevo propietario aunque vivió allí apenas unos meses antes de que fuera fusilado. Si bien quedó en manos de sus herederos luego fue adquirida por José Manuel Solares, figura clave en esta historia pues fue quien la donó a los “Pobres de notoria honradez” y así se transformó en el fundador de Alta Gracia pues la ciudad creció en torno a esta residencia.

Pasaron muchos años hasta que la residencia se transformada en museo. Esto ocurrió en 1977 y desde entonces los turistas pueden disfrutar de la magia de esta magnífica construcción con un convento considerado como uno de los más bonitos de la Argentina. El museo cuenta con 17 salas de exposición que permiten conocer la forma en la que se vivía en Córdoba durante los siglos XVII, XVIII y XIX. Hay objetos de la vida cotidiana, del trabajo y mobiliario. En el año 2000 el museo fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO

La residencia se sitúa junto a la iglesia y alrededor de un patrio central. Está construida en forma de L y tiene dos nieles. La iglesia es de estilo barroco y presenta muros curvos. También había un dique de 80 metros de largo, una ranchería, huertas, hornos y maquinaria.

Foto Vía: Heretiq

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas: ,

Categorias: Cordoba



Deja tu comentario