El Divisadero, vestigios diaguitas en Cafayate

El Divisadero

Ubicada en el sector sudoeste de la provincia de Salta, en el norte argentino, Cafayate es una ciudad que abunda en atracciones turísticas para visitar, muchas de ellas de gran valor histórico y patrimonial. Tal es el caso del sitio que os presentaremos hoy, conocido como El Divisadero.

Se encuentra solo 7 kilómetros al sudeste de la ciudad y consta de un antiguo asentamiento diaguita-calchaquí en donde se pueden apreciar ruinas de la antigua etnia que se conservan en excelente estado pese a estar a cielo abierto.

Llegar hasta allí desde el corazón de la ciudad es cuestión de un paseo, debido a su cercanía, y es por eso que constituye una excelente excursión para quienes deseen realizar un viaje corto en auto o un largo pero hermoso recorrido a pie, si estáis bien entrenados.

Esta región es conocida como Yacochuya, que en lengua diaguita significa “agua clara”, y que responde a la presencia de los ríos Lorohuasi y Colorado, de aguas cristalinas. Accediendo a esta zona, a través de la ascensión por los faldeos del Cerro San Isidro, se comienzan a vislumbrar restos de la cultura diaguita, como morteros comunitarios, terrazas de cultivo y altares de culto religioso.

Estas Ruinas del Divisadero permanecieron habitadas desde tiempos inmemoriales hasta la llegada de los conquistadores españoles. Los estudiosos han determinado que desde el año 6000 antes de Cristo, aproximadamente, hubo asentamientos humanos en la región.

Por supuesto, los pueblos que vivieron allí no fueron uno solo y siempre el mismo, sino que fueron sucediéndose distintas poblaciones, cada una con su propia cultura e idiosincrasia, que se mantienen intactos para la historia en los vestigios materiales que nos han legado: vasijas, pircas y apachetas (montículos artificiales formados por acumulación de rocas) han sido hallados allí, estos últimos ilustrados con figuras de llamas, soles y estrellas.

La altura de este terreno varía entre los 1600 metros sobre el nivel del mar, que es la altura del ingreso desde la falda del Cerro San Isidro, hasta un máximo de 1800 metros, en donde se puede apreciar a lo lejos la cúpula de la iglesia de la ciudad y la magnífica Quebrada de Cafayate, un paisaje verdaderamente inolvidable.

Foto Vía: Latitud cero

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas:

Categorias: Salta



Deja tu comentario