Paseos para hacer en Gaiman

bryn gwyn

La Argentina es un país típico de inmigrantes, principalmente italianos y españoles. A finales del siglo XIX y hasta mediados del siglo XX muchas familias llegaron al Río de la Plata en busca de un mejor porvenir y se instalaron en distintas partes del país, principalmente en la ciudad de Buenos Aires.

La convivencia diaria quiso que estos inmigrantes estrecharan lazos para luego formar nuevas familias uniendo así ambas nacionalidades. Sin embargo, no fueron los únicos que pensaron en la Argentina como un buen lugar para labrar un futuro.

También lo hicieron algunos galeses que arribaron al puerto de Buenos Aires aunque luego se instalaron en el sur argentino. Entonces nacieron algunas colonias en donde se conservaron rituales y tradiciones. Gaiman es la más importante del país, una pequeña Gales en el cono sur que se apoya en el turismo para sobrevivir.

No es la primera vez que hablamos de esta localidad pequeña, que tiene como mayor tradición el ritual del “Five o´clock tea”, servido a la inglesa en algunas de las casas del té del lugar. Sin embargo, Gaiman también tiene otros atractivos y es por eso que os recomiendo cuatro paseos para realizar en esta pequeña ciudad:

Capilla Bethel: Es una de las iglesias más importantes de la colonia. Fue habilitada en 1914 y funciona junto a la Capilla Vieja. En la actualidad, pertenece a la Unión de Iglesias Libres de Chubut.

Parque Paleontológico Bryn Gwyn: Lejos de la ceremonia del té, a diez kilómetros de Gaiman se encuentra este espacio en el que conviven réplicas de mamíferos marinos, crustáceos, bivalvos y gasterópodos que han sido resguardados en pirámides de cristal.Los restos fueron hallados en bancos fósiles de la zona y tienen diez millones de años de antigüedad.

Parque El Desafío: Es un lugar de entretenimiento que fue construido en 1980 por Joaquín Alonso, un jubilado de Gaiman, quien pensó en un parque para que sus nietos se divirtieran. Está situado a la vera del río Chubut.

Museo Regional Galés: es el museo más importante de la ciudad y se encuentra en la vieja estación del Ferrocarril Nacional Patagónico. La colección está conformada por más de 3.000 objetos y también hay una hemeroteca, una biblioteca y una colección de libros galeses. ¿Lo mejor? El túnel del ex ferrocarril que tiene más de 200 metros de largo.

Luego de estos paseos sí, es hora de degustar algunas de las delicias del famoso té galés, que incluye tartas de manzana, dulces caseros, lemon pie, torta negra, torta galesa y variedad de tés servidos en porcelana tradicional.

Foto Vía: Interpatagonia

Print Friendly, PDF & Email



Categorias: Chubut



Deja tu comentario