El Campo Argentino de Polo

campo argentino de polo

Quienes aterrizan en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires se sorprenden al descubrir una ciudad de grandes dimensiones que ha logrado conservar numerosos espacios verdes. Plazas, grandes parques, árboles y flores son parte del paisaje citadino de Buenos Aires, con grandes pulmones verdes como es el caso de los bosques de Palermo, el Parque Lezama o el Parque de los Niños.

Sin embargo, al transitar por la Avenida del Libertador, una de las arterias más importantes de la ciudad, sorprende descubrir un manto verde perfectamente cuidado que se aleja del estilo de otros espacios verdes de la ciudad. A medida que nos acercamos a él descubrimos que no se trata de una plaza sino de un campo de polo que, paradójicamente, está ubicado en el corazón de la ciudad. Por supuesto, hay que tener en cuenta que la Argentina es un territorio de grandes dimensiones y sus ciudades gozan de gran espacio por lo que no es de extrañar que un campo de polo se sitúe entre edificios y grandes construcciones.

El Campo Argentino de Polo palpita en la intersección de la Avenida del Libertador y Dorrego, en el corazón del barrio de Palermo y casi enfrente de los bosques de Palermo. De alguna forma, a través de las exhibiciones y campeonatos realizados allí es posible percibir la larga trayectoria del país en materia de polo. Después de todo, no debemos olvidar que los caballos de polo y los polistas argentinos están entre los mejores del mundo, con algunas grandes figuras que están compitiendo en las grandes ligas del exterior.

Este campo es conocido como «la catedral del polo», y se trata de un amplio espacio en cuyos laterales se asoman las tribunas, que pueden alojar unos 30.000 espectadores. Allí se realiza el Campeonato Argentino Abierto de Polo, un evento destacado en la temporada de polo internacional, así como muchos otros eventos deportivos. También se lo utiliza como estadio para diversos espectáculos musicales y de otros deportes.

Muy cerca de él, se encuentra otro lugar emblemático para los amantes de los caballos: el Hipódromo de Palermo, cuya sede se encuentra en la Avenida del Libertador, al 4101. Este tradicional lugar cuenta con una pista de arena de 2.400 metros en donde se corren las carreras más importantes de turf del país. El hipódromo cuenta con vistoso edificio y atractivas tribunas, la “Especial”; la “Oficial”, construida en 1908 y de elegante diseño; y la Paddock, que es la más sencilla y está cercana a los boxes y a la rotonda de exhibición.

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas:

Categorias: Ciudad de Buenos Aires



Deja tu comentario