Platos argentinos típicos: carne a la cacerola

carne cacerola

Más allá del asado, del sabroso aroma de las achuras y una buen trozo de vacío a la parrilla, las carnes cocinadas de las formas más variada forman parte de la dieta básica de los argentinos. A falta de un menú rico en pescados –allí son caros y si bien la Argentina cuenta con una gran costa muchos son destinados a la exportación- la carne se transforma en la opción obligada dentro de la dieta nacional. Puede ser acompañada de pasta, arroces o vegetales. Con ensaladas varias, patatas fritas o puré. Las opciones se abren junto a los cortes y las tradiciones pero lo importante es que no falte un buen trozo de carne en la mesa argentina.

En el invierno, uno de los platos más comunes en los hogares es la carne a la cacerola. Hablamos de una receta muy sencilla y nutritiva, que se cocina a fuego lento y de forma muy sana dado que se evitan las frituras y los alimentos altos en carbohidratos. Por el contrario, los ingredientes básicos son carne y vegetales condimentados en forma sabrosa y cocinados durante un buen lapso de tiempo para que estén tiernos y en su punto justo.

La carne a la cacerola está dentro de la familia de los guisos aunque algo alejada de ellos pues no se utiliza arroz o porotos sino vegetales que se encuentran en la mayor parte de los hogares.

Receta

Ingredientes:
9 bifes delgados de nalga, bola de lomo o cuadrada
2 cebollas grandes
4 tomates perita
3 patatas medianas
l morrón rojo
2 dientes de ajo
Arvejas
3 cucharadas de aceite
Salsa de tomate
2 cdtas de azúcar
Sal
Pimienta
Orégano
Ají molido
Pimentón

Preparación:

Cortar la cebolla en rodajas finas y repetir el proceso con las patatas, los tomates y el morrón.

Picar el ajo.

En una olla grande o sartén, verter el aceite y esperar a que caliente.

Luego hay que salpimentar los bifes y cocinar en la olla a fuego mediano.

El paso siguiente es el de agregar los vegetales y dejar cocinar durante unos minutos.

Luego habrá que añadir la salsa de tomate y un poco de agua hasta cubrir los ingredientes.

Por último hay que agregar un par de cucharaditas de azúcar, salar la mezcla y tapar la olla.

De tanto en tanto, habrá que revolver para que toda la preparación se cocine en forma pareja durante unos 40 minutos a fuego moderado

Cuando las patatas estén tiernas, es el momento de condimentar con el orégano, el ají molido y el pimentón.

Cocinar unos minutos más y verificar la sazón.

Por último, servir y acompañar con pan.

Foto: Flickr

Print Friendly, PDF & Email



Categorias: Varios



Deja tu comentario