Colonia Carlos Pellegrini, la puerta de entrada a los Esteros del Iberá

colonia carlos pellegrini

Situada en el centro de la región mesopotámica, Corrientes es una provincia rica en paisajes, un territorio sereno, no demasiado habitado que entrega su corazón al turismo de la mano de sus ríos y lagunas.

A 360 kilómetros de la capital provincial se encuentra una localidad pequeña y casi olvidada en el mapa. Su nombre es Colonia Carlos Pellegrini y se trata de un pequeño pueblo que fue fundado en el año 1914 y en el que apenas viven unos 880 habitantes. En algún momento este lugar fue parte de la propiedad de don Juan Ramón Vidal, el por entonces gobernador de la localidad. Hacia 1914 el hombre se acercó a estas tierras para vender sus terrenos mensurados a los colonos que por entonces llegaban en grandes cantidades. Las tierras eras muy atractivas debido a que se encuentran a orillas de la laguna Iberá. Por entonces, para acceder había que tomar una balsa a remo tirada por bueyes. Este sistema se mantuvo hasta 1970, cuando se construyó un pedraplén.

Con el correr del tiempo, el pueblo se transformó en la puerta de entrada a los Esteros del Iberá, un conjunto de bañados, lagunas y esteros que dan vida a Corrientes y conforman una de las reservas de agua dulce más importantes del mundo.

colonia carlos pellegrini

La tranquilidad reinante marca el ritmo de este pequeño poblado, que apenas cuenta con algunas calles de tierra y una plaza central cubierta de verdes árboles. El silencio es el sello de identidad de Colonia Carlos Pellegrini, un lugar con algunos puntos relevantes como el cementerio, donde llama la atención una costumbre local: los pobladores acostumbran a pintas las lápidas del color representativo de los muertos para demostrar que las convicciones no mueren. Una parada en la Capilla Nuestra Señora de Itatí, construida en 1963, y una visita al Balneario Municipal son los otros dos focos de interés de la colonia. En este último lugar aún se puede ver la balsa que alguna vez cruzó las aguas.

El último recorrido, quizá el más esperado, es la visita a la Reserva Natural del Iberá, un rico ecosistema conformado por lagunas y esteros donde se pueden encontrar cauces y lechos abandonados del río Paraná. La vegetación de este rico ecosistema impacta y a lo largo de sus 1.300.000 hectáreas podemos encontrar todo tipo de especies y animales, como el yacaré negro, el overo, el lobito de río, el venado de las pampas, el ciervos de los pantanos o el mono carayá.

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas: ,

Categorias: Corrientes



Deja tu comentario