Lugares artificiales para bucear en Puerto Madryn

Hay tanto pero tanto por descubrir que quizá valga la pena tener una brújula en la mano para así no perderse nada. Porque Puerto Madryn no sólo es una ciudad que se encuentra sobre el Océano Atlántico y a poca distancia de Península Valdés, un espacio natural que ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO debido a su riqueza en materia de fauna marina y paisajes, sino que también es la Capital del Buceo, el lugar al que acuden quienes desean sumergirse en las profundidades para así aventurarse en esta realidad paralela que surge bajo el agua.

Durante los meses de verano predominan las excursiones que invitan a la práctica de buceo. Las hay dirigidas a buceadores experimentados y al público amateur, ansioso por vivir la experiencia por primera vez. Son muchas las empresas que realizan estos paseos acuáticos de la mano de instructores expertos y el equipamiento necesario y así es como el turista podrá elegir entre distintos lugares para disfrutar.

Dentro de lo que son los destinos más interesantes, el Parque Artificial Submarino es una zona ideal para la práctica de buceo. Este lugar nació en 1963 cuando se hundieron deliberadamente seis colectivos urbanos de pasajeros a más de 30 metros de profundidad. El tiempo hizo que la fauna marina ocupara los restos y se refugiara entre los metales. Situado a tan sólo 400 metros de la costa, en este lugar se realizan los bautismos submarinos y es por eso que cuenta con plataformas de apoyo. En el parque podéis nadar entre las carrocerías o bien ver una caldera, la estructura de un pequeño naufragio y algunas chalupas que funcionan a modo de cuevas para los peces.

Otro lugar artificial apto para el buceo es el naufragio Río de Oro, una golera de madera de 25 metros de largo que se hundió hasta más de 60 años. Se encuentra a unos 400 metros de la punta Muelle de Piedra. Y siguiendo con los naufragios, el buque pesquero Albatros se hundió adrede en 1988 y hoy es un lugar de buceo para deportistas avanzados mientras que la zona del Arca de Madryn es muy especial pues es el lugar donde en 1999 se hundió en forma intencional un cofre a 30 metros de profundidad.

Dentro del cofre hay mensajes de los habitantes de la ciudad escritos para la generación del año 2100 así como un libro de visitas plástico. Durante este viaje a las profundidades los buzos se ocupan de dejar su testimonio en una caja para que lo encuentre la próxima persona que descienda y a su vez debe repetir este ritual.

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas:

Categorias: Chubut



Deja tu comentario