Lobos y elefantes marinos en Puerto Pirámides

puerto pirámides

El paisaje de Puerto Pirámides encanta con su belleza de cara al mar. Maravillosos acantilados en forma de pirámide emergen en este pequeño poblado que cuenta con apenas 450 pobladores estables que se han animado a soltar amarras para instalarse en este paraíso natural que saluda con orgullo a las ballenas francas que cada año se asoman en la costa para aparearse. Un suelo árido, playas en declive y restos de invertebrados fosilizados de hasta 9 millones de años de antigüedad son los sellos distintivos de esta aldea hippie de Península Valdés.

Esta villa balnearia ha crecido en popularidad con el paso de los años y así es como en las últimas décadas se ha ganado un lugar privilegiado dentro de lo que es la Península Valdés territorio fértil para quienes buscan un solaz ecológico en la Argentina.

¿Cuáles son las actividades y paseos que se pueden realizar en Puerto Pirámides? El recorrido puede comenzar con una visita al Área Protegida Punta Pirámides, donde se encuentra una importante colonia de lobos marinos de un pelo y elefantes marinos del sur. Los lobos pueden observarse desde un conjunto de senderos que miran a un acantilado ubicado a 50 metros de altura.

También es posible divisar a la ballena franca austral que en algunas épocas del año llega a la costa para aparearse. Situada a 5 km. de Puerto Pirámides, se recomienda visitar esta área protegida durante los meses de septiembre a abril, pues es cuando se pueden ver más cantidad de animales.

Otro lugar que invita a la aventura ecológica es el Área Protegida Punta Delgada, un apostadero de lobos marinos de un pelo que se puede disfrutar durante todo el año. Allí también hay elefantes marinos del sur desde mediados de agosto hasta abril. Esta zona fue creada en el año 1993 y cubre una superficie de 2.830 hectáreas. Se encuentra a 71 kilómetros de Puerto Pirámides y para llegar hay que atravesar un camino de ripio.

También a 71 kilómetros de esta localidad se encuentra el Área Protegida Caleta Valdés, otro apostadero de elefantes marinos que además brinda un espectáculo único dado que además es una zona habitual de ataque de orcas. Esta reserva fue creada en 1977 y para llegar hay que tomar la ruta provincial 3 para luego seguir por las rutas 52 y 47, todas de ripio.

Print Friendly, PDF & Email



Categorias: Peninsula Valdes



Deja tu comentario