El Puente Colgante, un simbolo santafesino

Puente Colgante de Santa Fe

En Argentina hay muchísimos puentes de toda clase, como el “Zarate Brazo Largo”, el “Puente de la Mujer” o el “Puente Rosario – Victoria”, entre otros, indispensables para el comercio y el turismo alrededor del país. Pero no cabe duda de que la provincia de Santa Fe sea dueña de una estructura sin igual en materia de puentes, como lo es el “Puente Colgante”.

Este viaducto, un símbolo santafesino, atraviesa la laguna Setúbal uniendo las avenidas Costanera Oeste y Este y permitiendo la comunicación con la Ciudad Universitaria, el barrio El Pozo y otros pueblos y ciudades.

Actualmente es transitado y visitado por miles y miles de personas convirtiéndose en un atractivo turístico aunque en realidad a comienzos del siglo XX su construcción poseía otro fin. El “Puente Colgante” seria la vía principal para trasladar agua potable proveniente desde el río Colastiné hasta la ciudad que ya contaba con cuarenta mil habitantes.

Antes de su realización ya se habían llevado a cabo la implementación de puentes carreteros de madera que permitían la comunicación y el traslado de agua, pero lamentablemente eran arrastrados y destruidos por las crecidas. En 1915 se proyecto un puente carretero de estructura metálica capaz de resistir las embestidas de la laguna pero los precios del metal subieron mucho durante la primera guerra mundial y su construcción se postergo.

Por su parte, la Dirección General de Navegación y Puerto ya había suministrado una tubería flotante que permitía el traslado de agua hasta la planta potabilizadora de Santa Fe, lo cual no era suficiente para las setenta mil personas que ya residían en la provincia hacia 1914.

Finalmente, las autoridades de la nación decidieron llevar a cabo la construcción del tan esperado puente en el año 1921. Este debía ser mejor que sus predecesores con lo cual se opto por elevarlo solo sobre dos pilares y no tres ya que hubieran permitido la acumulación de camalotes y el posterior derrumbe.

Para llevar a cabo esta tarea, Obras Sanitarias de la Nación se encargo de trazar los planos y en 1922 se licitó internacionalmente la provisión y montaje de la estructura metálica. Diferentes propuestas llegaron desde países como Estados Unidos, Bélgica y Francia hasta que por ultimo quedo seleccionada la Casa Wattinne Bossut et fils, en nombre de la “Societé des Chantiers et Ateliers de la Gironde” de París. Esta compañía contaba con un reconocido grupo de ingenieros y el precio seria de $531.277 (pesos).

De esta manera se puso manos a la obra. Por un lado, Obras Sanitarias también se encargo de los pilares, los estribos de hormigón armado con sus respectivas plateas de fundación y los anclajes mientras que por otro la firma francesa desarrollo la estructura metálica para luego encajar todo como un rompecabezas y la construcción del primera “Puente Colgante” quedara finalizada.

Pero esta idea concebida durante la década del veinte logro cumplir eficientemente con su función hasta el 28 de Septiembre 1983, cuando se derrumbo por completo, luego de una terrible inundación que había durado varios meses, bajo la triste mirada de periodistas y vecinos.

Pasaron muchos años y solo quedaban vigentes las ruinas de lo que alguna vez significo un símbolo provincial para Santa Fe, hasta que llegado el año 2000 se decidió poner en marcha la reconstrucción de este puente bajo la dirección de CCI Construcciones, utilizando algunos vestigios que se pudieron rescatar de su predecesor, y junto a la condición de conservar su diseño original aunque las tuberías inferiores ya no transportaran agua.

Hoy en día podemos ser testigos de esta magnifica obra civil que ahora acompaña al viaducto Oroño, construido en 1968.

Print Friendly, PDF & Email



Categorias: Santa Fe



Deja tu comentario