El antiguo Hotel Edén de La Falda

hotel edén

Siempre hay algunas mentes adelantadas que sueñan con grandes ideas sentando precedente y marcando una época. Eso es lo que ha sucedido en la ciudad de La Falda, una de las pocas ciudades del país que nació gracias a que alguien tuvo la idea de crear un hotel de lujo en la base de una sierra cordobesa.

Podremos conocer los fabulosos hoteles argentinos comenzando por el Hotel Edén, situado en las estribaciones de las Sierras El Cuadrado y fue inaugurado en 1898 para aquellos turistas con buen pasar que deseaban pasar unos días de descanso junto a las montañas bajas de esta zona del país. Por entonces el derroche era moneda corriente y así fue como se planificó la construcción de un magnífico hotel diseñado con mármoles de Carrara, robles de Eslabona y vitraux originarios de Europa.

Una gran escalinata de mármol marcaba el recorrido de entrada hacia los salones y las habitaciones estaban decoradas con gran estilo marcando la riqueza de la época. En total había 100 habitaciones, 38 de ellas con cuarto de baño. El hotel también disponía de un gran salón comedor para 250 personas, un comedor auxiliar para niños y personal, un salón de fiestas, una sala de lectura, un escritorio, dos jardines de invierno, un salón bar, una galería cubierta y dos hermosos balcones desde donde se podía apreciar el amplio parque con su respectiva fuente de mármol y sus numerosas especies de árboles plantados traídos de Europa.

Por otra parte, en el subsuelo funcionaba un salón de billar al tiempo que había varios juegos, toilettes, un sótano, una bodega y diceiseis habitaciones para el servicio.

Entre 1912 y 1945 el Hotel Edén marcó el ritmo de la ciudad, que crecía a su entorno y por sus habitaciones pasaron grandes personalidades de la política, las ciencias y el arte así como grandes figuras internacionales como el Príncipe de Gales y el de Saboya, y Albert Einstein. Durante la Segunda Guerra Mundial el hotel fue confiscado por el gobierno y sirvió de asilo a los refugiados del Graff Spee, el barco alemán hundido en el Río de la Plata en 1939.

En 1945 cerró sus puertas y estuvo abandonado por muchos años hasta que en 1988 fue declarado Monumento Histórico Municipal y fue refaccionado. Hoy allí funciona el Museo Aqueológico Argentino Amabato y se realizan visitas guiadas.

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas:

Categorias: Cordoba



Deja tu comentario