Estancias, turismo rural en Argentina

estancia la brava

Las estancias rurales que se encuentran en las cercanías de Buenos Aires y en otras provincias dejan entrever el espíritu de la sociedad de finales del siglo XIX y principios del siglo XX. Las familias aristocráticas y terratenientes que vivieron por entonces construyeron fantásticas casas en sus campos, y así fue como nacieron cientos de estancias rurales cuidadosamente diseñadas, muchas de ellas hoy transformadas en elegantes alojamientos pensados para el turismo rural.

Porque lo cierto es que si bien algunos herederos conservan las estancias intactas, la época de bonanza económica tuvo su punto final en muchos otros casos, sobre todo cuando la vida y política del país sacudió la economía agroganadera que tantas alegrías generaba en estas familias.

Fue entonces cuando se pensó en el turismo y así es como hoy estas estancias funcionan como hoteles exclusivos en donde los visitantes pueden pasar unos días de descanso en contacto con la naturaleza. Algunas estancias están situadas en el corazón de Buenos Aires, en localidades campestres como Baradero, Junín o Chivilcoy mientras que otras se encuentran en provincias como Corrientes, La Pampa, Santa Cruz o Chubut.

estancia dos talas

En algunos casos, las diferencias arquitectónicas saltan a la vista de acuerdo a su ubicación y así es como las estancias de la provincia de Buenos Aires son fastuosas, por lo general construcciones estilo campo aunque con cimientos fuertes en cuyos ambientes sobrevive el mobiliario de las familias que originalmente construyeron las estancias.

Algunos ejemplos de estos alojamientos elegantes que definen con certeza a la Argentina ilustrada de aquéllas época, son las estancias Dos Talas, en las cercanías de las localidad de Dolores o La Brava, una casa que perteneció a Justo C. Saavedra, un conocido aristocrático de principios del siglo XX. En otros lugares, las estancias son más pequeñas, tal vez más acordes con las condiciones de vida de cada provincia. Eso dejan entrever las estancias Don Joaquín, en Corrientes, o Punta Bemberg, en Misiones.

Más allá de la propuesta, estos establecimientos hoy nos permiten pasar unos días relajados, disfrutando del verde que rodea el lugar y husmeando un poco en el estilo de vida de aquéllas familias que marcaron el rumbo del país.

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas:

Categorias: Turismo en Argentina



Deja tu comentario