El Almacén de Ramos Generales, en Ushuaia

almacen ramos generales ushuaia

Volvemos a nuestro recorrido por la ciudad de Ushuaia, tan austral y tan caída del mapa. Después del circuito turístico sobre el que ya hemos hablado, quisiera abandonar el terreno de los paseos para adentrarme en una pequeña perla que ofrece esta ciudad.

Se trata del Almacén de Ramos Generales, un hermoso establecimiento gastronómico cuyos inicios se remontan al año 1906, cuando fue construido frente al bonito Canal del Beagle. Don José de Salomón fue quien adquirió el lugar en 1917 luego de que su primer propietario, José del Pino viviera allí desde 1913.

La avidez comercial de Salomón lo llevó a instalar un coqueto almacén de ramos generales donde se podían conseguir diversos productos alimenticios además de ropa, útiles escolares, herramientas, bebidas y artículos de bazar. Básicamente, esta tienda era una suerte de caja de sorpresas adonde acudían los habitantes de Ushuaia cuando estaban en apuros.

Conocido en la ciudad, Don Salomón solía satisfacer sus necesidades con entusiasmo y así fue como con el correr del tiempo el almacén se transformó en centro de intercambio social y lugar de encuentros, esto hasta que luego de varias décadas y frente al crecimiento de supermercados y otras tiendas comerciales el almacén vio su ocaso. A esto hubo que sumarle el paso del tiempo, inexorable aún si hablamos de un hombre fuerte y emprendedor.

almacen ramos generales ushuaia

Lo curioso es que gran parte del mobiliario de la tienda fue conservado por la familia de Salomón, herencia que fue resguardada y que hoy se expone en el nuevo bar-restaurante que abrió sus puertas hace muy pocos años y se ha transformado en una suerte de museo viviente de aquélla historia de esfuerzos y recompensas.

almacen ramos generales ushuaia

almacen ramos generales ushuaia

Luego de muchos años en los que la tienda permaneció cerrada, Enrique Chasco y Lilian Lavergne, una pareja de artistas compró el lugar y tras emprender una fantástica obra de reforma lograron reestructurar el almacén -ahora café y restaurante– entremezclando su estilo original con algunos detalles actuales. Es así como uno puede tomar un chocolate caliente mirando las antiguas neveras con bordes redondeados o saborear uno de los panes de chocolate que se exponen sobre la antigua barra de madera mientras en la antigua caja registradora de hierro realizan la cuenta.

Un apartado especial merecen las estanterías, repletas de viejos juguetes, adornos antiguos y todo tipo de reliquias, algunas heredadas de la familia Salomón, otras parte de la colección del nuevo dueño, un bohemio empeñado en conservar el espíritu del lugar. Recreando el intercambio social y cultural de las viejas épocas, las mesas han sido rediseñadas y así es como exponen diversos objetos detrás de unas gruesas vitrinas de vidrio. ¿La mejor de todas? Un ferrocarril a escala pequeña con sus vías. Y para reconocer el toilette de damas y caballero, nada mejor que antiguas prendas interiores diferenciadas.

Sin dudas, el Almacén de Ramos Generales es una parada obligada para quienes sienten pasión por la historia. También para aquéllos que gustan rasgar la superficie para encontrar las huellas de las familias pioneras que hicieron de las distintas ciudades los lugares que conocemos hoy día.

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas:

Categorias: Ushuaia



Deja tu comentario