Cambio de imagen para el barrio de Villa Urquiza

urquiza

La avenida Triunvirato es la arteria principal del barrio de Villa Urquiza, uno de los tantos barrios que forman parte de la Capital Federal y que, lamentablemente, ha dejado de ser lo que era para transformarse en tierra de nadie. Hasta hace unos pocos años este lugar era uno de esos sitios de tradición familiar, plagado de casas bajas y calles arboladas.

Urquiza supo transformarse en un barrio de inmigrantes que terminaron adaptándose a las costumbres de esta nación al sur del continente para hacerlas propias y transmitirlas a sus propios hijos, los cuales crecieron jugando en sus amplias veredas de antigua piedra amarilla.

Tomando su nombre del gobernador entrerriano Justo José de Urquiza, en un principio el barrio apenas era una amplia extensión de campos que pertenecían a tres terratenientes: Micaela Banegas, Juan Santillán y Roberto Sebastián. Años más tarde esas tierras fueron divididas y vendidas, para transformarse poco a poco en un típico barrio de los suburbios de la Capital Federal.

La Plaza Echeverría, construida a finales del siglo XIX, es uno de los grandes símbolos de Villa Urquiza y uno de los puntos centrales del barrio sin olvidar la arteria más importante de la zona, la avenida Trinvirato, una calle cubierta de tiendas comerciales en donde transcurre buena parte de la vida más agitada del barrio.

Allí mismo se encuentra uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad: el Cine-Teatro 25 de mayo, un conocido teatro construido a finales del siglo pasado que supo albergar a algunos grandes del entretenimiento de aquéllos años, como Carlos Gardel, eximio cantante de tango. Con el tiempo este teatro fue abandonado hasta que hace algunos años el gobierno decidió restaurarlo y hoy ha vuelto a funcionar más bonito que nunca.

teatro 25 de mayo

La historia feliz de Villa Urquiza culmina algunos pocos años atrás cuando la falta de ordenanzas y leyes públicas permitieron la construcción de cientos de edificios en torre que alteraron el paisaje urbano del barrio, no sólo destruyendo un gran número de antiguas casas con un importante estilo arquitectónico, sino ocultando el sol que desde siempre tiñó las calles de este barrio arbolado y tranquilo.

Quien sabe algún día alguien decida poner fin a semejante mutilación devolviendo o al menos frenando los desaciertos del urbanismo.

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas: ,

Categorias: Ciudad de Buenos Aires



Deja tu comentario