Los carritos de la Costanera, cultura porteña

Carritos en Costanera

Aunque hoy quizá están algo infravaluados, hace algunas décadas hicieron furor y es por eso que a pesar de su pequeña decadencia cotidiana aún vale la pena sumergirse en las costumbres porteñas y visitar los míticos e inexorables Carritos de la Costanera.

Esta fila de restaurantes con sabor a nostalgia se encuentra en la zona de la Costanera, una franja de tierra que bordea el Río de la Plata y que es cruzada por una avenida. Precisamente sobre esta arteria se encuentran un puñado de locales de grandes dimensiones y amplia capacidad que han sido buenos cómplices de muchas historias de familias y amigos, de parejas y amantes.

Se preguntarán porque si se trata de un conjunto de restaurantes se los llama “carritos”. Lo cierto es que esta historia comenzó cuando hace muchos años el paseo de la Costanera comenzó a mutar y entonces se instalaron algunos carritos con ruedas que invitaban a saborear delicias locales, en especial el famoso asado argentino. Estos puestos fueron creciendo y pronto dejaron sus ruedas para transformarse en importantes restaurantes que transformaron el lugar en un importante foco gastronómico de la ciudad.

Muchos de estos lugares llevan años en pie y sus nombres se han vuelto famosos. Incluso han instalado algunas costumbres muy propias, como Los Platitos, que invita a saborear deliciosos cortes de carne desde su mítica barra metálica. Este es quizá uno de los restaurantes más visitados debido a la calidad de sus productos y al entrenado personal que se ocupa de servir las mesas.

Lamentablemente, algo de esa magia se ha ido perdiendo de la mano del crecimiento de otros focos gastronómicos como la zona de Palermo Viejo o Las Cañitas y si bien hoy los carritos no son la explosión de sabores y encuentros que fueron en los años `60 y `70 aún conservan algo de la magia de siempre.

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas:

Categorias: Ciudad de Buenos Aires



Comentarios (1)

  1. Andres dice:

    Grandes El negro el 11 y los años Locos…

Deja tu comentario