Casa de té Beigier, en San Martín de los Andes

Casa de te en Argentina

Hay algunos pequeños secretos de cada ciudad que sólo pueden ser descubiertos de boca en boca. Porque son como discretas guaridas ocultas que sólo pueden salir a la luz de la mano de valiosas recomendaciones.

La casa de té Beigier es una de ellas. No tiene un gran cartel en su frente ni tampoco cuenta con una página web de promoción. A esto hay que sumarle que uno la confundiría con una vivienda cualquiera y que está ubicada en un lugar privilegiado aunque muy tranquilo: la bonita ciudad de San Martín de los Andes.

Confieso que la primera vez que degusté esos espectaculares tés fue por casualidad. Caminaba por la orilla del lago y hacía mucho frío. Fue entonces cuando al otro lado de la avenida Costanera –una calle angosta que mira al lago- descubrí una pequeña construcción de madera. Me acerqué y como vi una luz, entré. Fue cuando descubrí este paraíso gastronómico para sibaritas aficionados.

Porque más allá de las delicias que allí se ofrecen la gran virtud de esta casa de té es el trato personalizado de sus dueños, una pareja oriunda de Trelew que hace más de 15 años quemó sus naves y se instaló en esta villa de ensueño. Con apenas cuatro mesas bien dispuestas, al matrimonio se ocupa de agasajar a sus clientes con un servicio de calidad que se puede apreciar tanto en las sabrosas tortas estilo europeo como en los riquísimo panes, los paté caseros, los fiambres patagónicos como jabalí, ciervo o trucha, y las fondues, la especialidad de la casa.

Este lugar es especial para quienes gustan renovar fuerzas en un sitio personal donde la vajilla de la familia forma parte del pequeño legado personal con el que los dueños agasajan a su clientela. El sabor de lo casero se hace presente en esta acogedora casa que huele a hogar no sólo por la decoración sino porque sus dueños elaboran los productos en la pequeña cocina abierta mientas uno saborea alguna de las exquisiteces.

Las fondues merecen un apartado pues no sólo son grandes y deliciosas sino personalizadas. Uno debe realizar la reserva con anticipación pues con la idea de mantener la dedicación exclusiva el matrimonio no realiza más de dos por noche. Pero eso no es todo, debido a la exclusividad se pueden elegir algunas opciones previamente de acuerdo al paladar de cada comensal. Recuerdo haber optado por una bourgignon de carne de lomo, cerdo y pollo con diversas salsas, chutneys patagónicos, frescas ensaladas y hongos grillados con crema. Un té digestivo, por supuesto, fue el punto final de esa hermosa e inolvidable velada.

Por cierto, Beigier está situado en la avenida Costanera 815 de la ciudad antes nombrada, en San Martín de los Andes.

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas: ,

Categorias: Patagonia



Deja tu comentario