Puente del Inca, termas y monumento natural

Puente del Inca

A nada menos que 2720 metros sobre el nivel del mar, en el corazón de la Cordillera de los Andes, se encuentra Puente del Inca. Se trata de un paraje en la montaña, en la provincia de Mendoza, que es bien conocido por la peculiar formación geológica que dio origen a un puente natural. Además, sus aguas termales son una excelente opción para relajar el cuerpo y la mente.

Es común que quienes se dirigen en un viaje de placer rumbo a Las Cuevas, en el límite con el territorio chileno, aprovechen la ocasión para conocer Puente del Inca. Sin embargo, hay que decir que no se trata sólo de un lugar de paso. Si bien es parte de un conjunto de poblados que no hay que dejar de visitar, el Monumento Natural Puente del Inca vale por sí mismo el recorrido de las más largas distancias.

Tanto por su belleza característica, incomparable con ninguna otra, como por su centro termal, es un destino de inusitado valor turístico.

El cauce de los ríos que bajan desde la montaña fue generando, a través de los años, la erosión que dio lugar al famoso puente. Abriéndose camino entre los sedimentos cementados por las aguas termales, fue tallando –como si se tratara de la mano de un artista– el magnífico paisaje que hoy puede apreciarse en la localidad.

Las termas aportaron, gracias a su alto contenido de minerales, los colores que dan vida al Puente del Inca. Además, por la impregnación de sales lograron endurecer la formación geológica hasta que adquirió la resistencia de una roca.

Sobre la margen derecha se encuentran las cinco fuentes de aguas termales, de distintas temperaturas y con diferentes componentes minerales. El paisaje está coronado por los cerros andinos y el río Las Cuevas, que transcurre varios metros debajo del Puente.

Innegable paraíso terrenal, el Puente del Inca es una visita obligada de la región.

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas:

Categorias: Turismo en Mendoza



Deja tu comentario