Iglesia de Santa Felicitas, su trágica historia

Iglesia de Santa Felicitas, Buenos Aires

En el barrio porteño de Barracas, frente a la Plaza Colombia y sobre la calle Isabel La Católica 520, se levanta la Iglesia Santa Felicitas, un templo que simboliza una de las más famosas leyendas de la ciudad de Buenos Aires.

Corrían el año de 1862 y Felicitas Guerrero era una de las jóvenes más bellas y pretendidas de la ciudad. Con 16 años, muchos hombres deseaban desposarla, y entre ellos estaba Enrique Ocampo, cuyo amor era correspondido.

Pero la familia de Felicitas la obligó a contrae matrimonio con Martín de Alzaga, 35 años mayor que ella pero con una muy importante posición socio-económica. De esta unión nació un niño llamado Félix, que murió de cólera en 1869. Al año siguiente le siguió el padre, por lo que la joven Felicitas quedó viuda, pero también muy rica.

Guardó un año de luto, como correspondía, y ya con 25 años la asediaban los pretendientes. Allí fue cuando Enrique Ocampo, su antiguo pretendiente, vio la oportunidad para reanudar sus intenciones, pero Felicitas inclinó sus sentimientos a favor de otro pretendiente: Manuel Sáenz Valiente.

Enrique no aceptó perderla una vez más y, cegado por los celos, fue en busca de ella. El encuentro se tornó violento y acabó en tragedia, pues el despechado amante le disparó dos disparos a Felicitas por la espalda, antes de suicidarse él. Felicitas murió al día siguiente: el 30 de enero de 1872.

Devastados por la tragedia, los padres de Felicitas le rindieron homenaje mandando a construir esta suntuosa capilla en el mismo terreno que pertenecía a la quinta de los Alzaga. Al no tener descendientes, ellos heredaron su fortuna y contrataron al arquitecto Ernesto Bunge, quien reunió en esta obra los estilos románico, gótico y renacentista en uno solo.

Una placa de bronce reza: «Capilla de Santa Felicitas, fundada el 30 de enero de 1879, por Carlos Guerrero y Felicitas Cueto de Guerrero en memoria de su hija Felicitas Guerrero de Alzaga».

La esbeltez de sus torres y las figuras de ángeles dispuestas en simetría la vuelven una de las iglesias más hermosas de la ciudad de Buenos Aires. En el interior, además del imponente órgano y los maravillosos vitrales, se encuentran dos esculturas de mármol de Carrara: una representa al yerno de los donantes y lleva la inscripción: “Martín de Alzaga – Marzo 17 de 1870”; mientras que la otra representa a una madre con su hijo y dice: “Felicitas G. de Alzaba – Enero de 1872” y “ Félix de Alzaga – Octubre 3 de 1869”.

Se pueden realizar visitas guiadas exclusivamente los días domingos a las 11 hs. y el coste de éstas es de $5.

Fotos vía: wikipedia

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas: ,

Categorias: Ciudad de Buenos Aires



Comentarios (13)

  1. Ale dice:

    La historia por cierto está mal contada, Felicitas no estaba enamorada de Enrique Ocampo, coqueteaban pero nunca pasó nada, que la obligaron a casarse es verdad, y tuvo un hijo Felix que murió de fiebre amarilla (no de colera) porque Barracas fue azotada por esta enfermedad, por eso muchos se mudaron al actual barrio norte, luego se quedó embarazada de un hijo que se llamó Martin como su padre pero murió al nacer, despues quedó viuda con mucho dinero por cierto y dueña de muchas propiedades, y encima joven, entonces conoció a un tal Saenz Valiente joven como ella y en la fiesta de compromiso, llegó Enrique Ocampo y la mató, tardó un día agonizando, se vengó su primo Cristian Demaría disparando a Ocampo, los dos estan enterrados en Recoleta.
    Saludos. Ale

  2. Cristina dice:

    Hay errores en el relato. Sólo voy a corregir tres, por ejemplo: Félix, el hijo mayor de Felicitas, no falleció de cólera sino de fiebre amarilla. La placa que está dentro de la capilla dice bien claro que se inauguró el 30 de enero de 1876 y no en 1879.Enrique Ocampo no se suicidó. Cristián Demaría (primo de Felicitas) al ver a su prima herida en el piso se avalanzó sobre él para sacarle el arma. A,bos lucharon, se escapó otro tiro que rozó el cuero cabelludo de Antonio Guerrero que tenía 14 años. Cristián colocó el arma en la boca de Enrique Ocampo y disparó, luego le disparó otro tiro en el pecho. Cuando llegaron los médicos aún estaba con vida, pero luego falleció y llevaron primero su cadáver a la iglesia de Sta. Lucía. Les recomiendo entrar a http://ezenlaweb.com/comunidad/archives/felicitas-guerrero-de-alzaga.
    Lean todo y vean sus fotografías, es lo más completo que hay en la Web. Hay que documentarse antes de aseverar.

  3. Ofelia dice:

    la historia esta mal contada, una pena porque es preciosa!!

Deja tu comentario