Pino Hachado, un puente natural

El Paso fronterizo internacional Pino Hachado, une la Republica Argentina con la Republica de Chile. Para aquellos que prefieren un viaje lleno de aventuras, donde prima la adrenalina y en encuentro con la naturaleza, Pino Hachado es un lugar donde quedarse.

hachado1

Ubicado en la provincia de Neuquén, sobre la cordillera andina, se abre paso a esta tierra maravillosa, donde su gente, sus refugios, sus comidas y sus costumbres forman parte del misterioso mundo de montaña. Lejos de la urbanidad y huyendo de los sonidos y las construcciones altas. Un estado de armonía. Un rincón verde y soleado en el país.

Se puede disfrutar aquí, de actividades como caminatas con raquetas de nieve, recorrer los enormes y frondosos bosques. Ver la distancia que hay entre una y otra vivienda. Deslizarse en trineos o participar de travesías en Ski.

Pino Hachado es una región de abundante nieve, con temperaturas que descienden hasta alcanzar los 15° bajo cero. Con el verano y la huida invernal, llegan los verdes y los amarillos. Llegan las aves, también. Es esta una época fantástica y propicia para montar caballos cordilleranos y dejarse llevar por recorridos colmados de cascadas y arroyos. Historias tejidas en bosques milenarios. Canciones audibles sólo en la paz. En la tranquilidad interna del hombre. Un momento para unirse a la tierra y sentir el suelo. Abrir el cuerpo a una cultura remota. Brillar como una hoja fría traída por el río.

hachado2

Claro que aquí no encontrarán ni grandes ni lujosos hoteles. No es un lugar adecuado para quien tenga pretensiones materiales o no sepa conectarse con el mundo natural y autóctono. Sí hay numerosos y cálidos refugios de montaña que recibirán al viajero con los brazos abiertos y abrigados, dispuestos a ofrecerle sus típicas comidas regionales como lentejas o carnes estofadas. Chivitos al asador y cordero. Sabrosos manjares que le permitirán retomar la temperatura y la fuerza necesaria para poder realizar sin esfuerzo los paseos y las actividades del lugar. Por las tardes, se ofrecen exquisitas tortas y dulces regionales para acompañar el pan casero (¡Y calentito!). Y por las noches, junto al fuego, un licor de la región para oír las mil historias de los lugareños.

Convivir, aunque sea sólo por poquitos días, con esta gente amigable que vive y crece en medio de montañas y arroyos. Sin semáforos ni subtes. Aprendiendo las virtudes de los árboles. Sin leyes de negocios. Sabiendo mirar a su alrededor y detectando lo previo del amanecer. Dispuestos a compartir lo que la tierra les comparte a ellos.

Para arribar a Pino Hachado, usted puede valerse del avión hasta Neuquén y de allí tomar un micro o alquilar un auto y avanzar por la Ruta Nacional 22 hasta el Complejo Fronterizo donde tomará la Ruta provincial n* 23 proveniente de Aluminé y Villa Pehuenia.

hachado2

Si solo quiere pasar aquí el día pero hospedarse con más comodidades, puede hacerlo en Caviahue, en plena Cordillera de los Andes. Tierra famosa por sus grandes complejos termales. Se pueden encontrar aquí bosques de araucarias prehistóricas y arroyos bordeando las bases de los cerros. Si le interesan las cabañas no dudes en consultarlo. También si prefiere una cálida hostería de montaña.

Entonces, para quienes deseen un lugar de paz donde poder armonizar todos los sentidos y desfrutar de la nieve y los deportes, pero no de forma masiva, los espera este sitio cordillerano al costado de Neuquén. Un pequeño rincón natural. Pino Hachado: los espera siempre soleado.

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas: ,

Categorias: Neuquen



Deja tu comentario