Visitando la Catedral de Córdoba

Catedral de Cordoba

La ciudad de Córdoba, capital de la provincia del mismo nombre, es una de las ciudades más importantes de Argentina. Es también uno de sus destinos turísticos más elegidos, tanto por su belleza como por las buenas comunicaciones que ofrece hacia otros puntos de gran atractivo.

Su casco histórico es un verdadero museo al aire libre, con monumentos impactantes y de una arquitectura sorprendente. Hoy conoceremos la Catedral de Nuestra Señora de la Asunción, situada en este núcleo histórico y centro geográfico de la localidad.

Uno de los costados del edificio está orientado hacia la Plaza San Martín, sobre el lado oeste, y un antiguo callejón llamado Santa Catalina separa su lado norte del cabildo. La fachada principal de la catedral se encuentra orientada hacia el este.

Los orígenes de este monumento se remontan al año 1580, cuando comenzó su construcción. En ese entonces, ya era llamada Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, una denominación que conserva hasta nuestros días.

Veinte años más tarde, las labores de edificación y ornamentación continuaban su curso, y recién un siglo después, en 1706, la catedral fue consagrada oficialmente como tal. Y sin embargo, la construcción continuó.

Tras ser consagrada, la catedral recibió del franciscano fray Vicente Muñoz una cúpula con cimborrio diseñada por él mismo. También se encargo de dirigir la construcción. Ya en el año 1729, la fachada fue diseñada y concluida por Andrea Blanqui, un arquitecto italiano de la orden jesuítica.

Finalmente, en 1758 la construcción estaba casi completa, aunque las dos inmensas torres campanario fueran culminadas hacia 1787. Durante los dos siglos de construcción que vivió el monumento, trabajaron allí muchos nativos de la zona que provenían de las estancias jesuíticas de la región. El dominio de las labores artesanales que tenían hizo que dejaran su huella en muchos sectores de la catedral, decorada con diseños barrocos que fueron realizados por ellos.

A lo largo de tantos años, distintos estilos arquitectónicos fueron conjugándose en este templo católico, entre ellos los principales: el estilo clásico y el barroco americano. Actualmente, es posible apreciar estos detalles accediendo a la catedral e incluso subiendo a lo alto de sus torres, desde donde pueden obtenerse vistas impactantes de los alrededores.

Foto Vía: rafa_river

Imprimir

Categorias: Cordoba



Deja tu comentario