Roberto Fontanarrosa, el dibujante de la Argentina

fontanarrosa

La historia de Roberto Fontanarrosa comienza y transcurre en su Rosario natal, donde el dibujante y humorista vivió toda su vida. Lejos del divismo de otras personalidades del mundo de la cultura argentina, este artista logró transformarse en una gran figura nacional y uno de los más fieles representantes de la ciudad santafesina que lo vio nacer.

Y todo a fuerza de humildad, porque si hay algo que conservó hasta sus últimos días fue la sencillez. Recuerdo cuando lo entrevisté hace algunos años y me abrió la puerta de su estudio con un pantalón deportivo y en medias. Claro, hubo una confusión y nadie le había avisado al “Negro” que ese día tenía pactada una cita conmigo. Así y todo, me invitó a entrar, afable, con ganas de contar su historia.

Y entonces nos remontamos a su infancia, cuando detestaba despertarse en las mañanas de frío para ir a la escuela. El recuerdo lo trasladó a otro tiempo y lo inspiró a escribir uno de sus últimos cuentos. Porque además de humorista, autor de clásicos como Inodoro Pereyra y Boogie, el aceitoso, Fontanarrosa fue un talentoso escritor, capaz de contar la vida cotidiana en palabras sencillas y a través de un relato ameno y entrañable.

Gran parte de sus trabajos remiten a su vida en Rosario y su pasión por el fútbol y el club de sus amores, Rosario Central. El balón cobra vuelo con la pluma del Negro y a través de varios cuentos como Puro Fútbol u Once contra once. Cuentos de fútbol para los fanáticos del fútbol. Tampoco faltan los relatos que hacen honor a la famosa “Mesa de los Galanes”, cita puntual que Fontanrrosa tenía con sus amigos en un famoso café del centro de la ciudad y en el que aún se lo extraña…

No estaríamos hablando de Roberto Fontanarrosa sino fuera porque, más allá de su obra, logró trascender en la Argentina con su cálida palabra hasta transformarse en una figura admirada, bien argentina. Muchos de nosotros aún recordamos la célebre charla sobre las malas palabras con la que cautivó al público en 2004, en el III Congreso de la Lengua Española y todos sufrimos cuando enfermó de esclerosis múltiple.

También cuando en 2007 decidió abandonar los dibujos al ver que su mano ya no respondía como antes. Mientras pudo luchó y así fue como continúo pensando ideas hasta el final. Cuando la muerte le tocó la puerta el 18 de enero de 2007 el Negro se entregó sin grandes discusiones, fiel a su estilo despojado y sencillo.

Tal vez por todas estas razones, Roberto Fontanarrosa es un mito viviente, un referente de la cultura popular argentina difícil de olvidar. ¿Una frase que lo describe como pocas? “De mí se dirá posiblemente que soy un escritor cómico, a lo sumo. Y será cierto. No me interesa demasiado la definición que se haga de mí. No aspiro al Nobel de Literatura. Yo me doy por muy bien pagado cuando alguien se me acerca y me dice: me cagué de risa con tu libro“.

Para conocer sus trabajos podéis visitar el Museo del Dibujo. Nada mejor que conocer este museo y la ciudad natal que tanto quisó Roberto Fontanarrosa.

Foto Vía: Facultad de Ciencia Política y RRII

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Argentina



Deja tu comentario