Mendoza, el Camino de los Caracoles en bicicleta

Camino de los caracoles

La tierra del buen sol y del buen vino, espera a los amantes de cicloturismo con una Ruta que además del desafío y los paisajes ofrece una vista cultural de Mendoza que la convierten en una de las rutas turísticas más atractivas del país.

Comienza en el Camino de los Caracoles que demuestra como la ancestral cultura de los huarpes, hace miles de años convirtieron a esta desértica región en un paraíso de acequias creando un sistema de riego que la transformó verde como la vemos ahora y que se mantiene gracias al cuidado de los mendocinos.

La ruta consiste en el descenso desde el cerro La Cruz de Paramillos de 3200 metros hasta la Reserva Natural Villavicencio a 800 metros. El camino de ripio de 365 curvas, Camino de los Caracoles, durante mucho tiempo fue la única vía de comunicación entre Argentina y Chile. Aunque parezca tenebroso la dificultad es media a baja.

Se recomienda para hacer esta Ruta, guantes cortos, anteojos UV, casco, chaleco refractario y zapatillas para el verano o ropa de abrigo liviana, guantes de dedos largos, gorro y medias abrigadas para el invierno. En ambas estaciones lleve alimentos y agua. Las ruedas de la bicicleta deben estar un poco bajas para evitar las patinadas. Tenga mucho cuidado de no distraerse mientras está en movimiento, para admirar el bello paisaje, mejor pare.

El horario de partida, desde el centro de Mendoza, es temprano por la mañana ya que el recorrido toma por lo menos 10 horas.

Comenzado el descenso, la primera parada se puede realizar en Ciudad Fantasmal de Paramillo, se trata de un antiguo asentamiento jesuita del año 1614. También se encuentra una mina abandonada del año 1940 y el santuario del Gaucho Cubillos.

Después se deslumbrará con el Balcón natural que se abre sobre el vacío, con la maravillosa vista del Aconcagua. Intente saludar al eco, dicen que le devolverá 100 veces su saludo.

Finalizando el camino se llega a la Reserva Natural de Villavicencio, creada en 2001 para preservar los inmensos acuíferos subterráneos de agua minera natural, yacimientos arqueológicos y pinturas rupestres.

Aquí se encuentra el Hotel Villavicencio del año 1940, clásica postal provincial. También es el final del recorrido donde en el Puesto de Montaña Vaquerías o el Centro de Interpretación se puede esperar la camioneta que lo llevará de vuelta a la ciudad.

Deslumbrante por sus paisajes y desafiante por el tipo de ruta este es un recorrido maravilloso.

Foto Vía: Panoramio por playback

Imprimir

Etiquetas: , , ,

Categorias: Mendoza, Turismo en Mendoza



Deja tu comentario