El Chimichurri, el mejor compañero del asado argentino

asado, chimichurri

El asado argentino no sólo es un clásico de la cocina argentina sino que se trata de un plato muy completo compuesto por una variedad de cortes de carne vacuna, numerosas achuras y un conjunto de ensaladas y vegetales como pueden ser las batatas, las papas y el pimiento asado.

Tampoco puede faltar el chimichurri, una salsa muy típica en el país y presente en todo buen asado.

El Chimichurri es un adobo algo picante que es usado tanto para dar sabor a la carne como para acompañar choripanes y marinar pescados y aves. La salsa se elabora a base de aceite, vinagre y una variedad de especias, entre ellas tomillo, orégano, ají molido, morrón, ajo, cebolla, laurel, pimienta negra, mostaza en polvo, perejil y cebolla de verdeo, entre otros. El cocinero debe pasar los ingredientes sólidos por el mortero y luego añadirlos a la emulsión de aceite y vinagre. Luego es importante el proceso de maceración que debe prolongarse al menos durante 15 días.

Podemos distinguir dos clases de chimichurris, los suaves y los fuertes. Estos últimos logra su intensidad a partir de una mayor cantidad de pimentón y pimientos.

Algunos expertos aseguran que la palabra chimichurri tiene su origen en los prisioneros británicos de las Invasiones Inglesas producidas en la Argentina entre 1805 y 1806. Afincados en el país, estos ingleses pedían aliños para el asado a partir de una palabra compuesta de vocablos aborígenes como che, a la que añadían la frase “give me curry” (“dame condimento”), lo que terminaba en che-mi-curry. Sin embargo, para algunos es imposible comprobar este origen y se inclinan por un comerciante británico conocido como Jimmy Curry, que en teoría inventó la salsa. Este origen es más improbable aún.

Receta

Ingredientes:
• 50 gramos de ají molido
• dos puñados de orégano
• una cabeza de ajo bien picada
• dos hojas de laurel
• una cucharadita de pimienta negra
• pimentón picante, a gusto
• sal
• 2 tazas de aceite
• 1/2 litro de vinagre

Preparación:
Mezclar todos los ingredientes secos y pasarlos por el mortero hasta triturarlos bien.
En un recipiente, colocar el aceite e incorporar el vinagre. Dejar reposar la mezcla por un día para que tome cuerpo.

Añadir los ingredientes secos, salar, mezclar todo y macerar el mayor tiempo posible.

Imprimir

Etiquetas: , ,

Categorias: Gastronomia



Deja tu comentario