Liebre a la Patagonia, cocina del sur del país

liebre

Si bien la Argentina presenta una cocina basada en un producto noble como es la carne de vaca, no falta el consumo de otros tipos de carne como es el caso del pollo y del pescado. Estos platos son degustados en todas partes del país aunque hay un tercer tipo de carne que se transforma en una opción de lujo, sólo para quienes están dispuestos a dejarse llevar por los sabores de la Patagonia.

En esa región del país, las carnes de caza son las protagonistas de la cocina local. El cordero, el conejo, el ciervo o el jabalí ganan espacio en la carta de los restaurantes del sur argentino y son verdaderas delicias, muchas veces acompañadas de guarniciones dulces para contrastar los intensos sabores de estos productos.

Si hablamos de la carne de liebre, una de las recetas más difundidas es la Liebre a la Patagonia, un plato tradicional que incluso podéis preparar en casa siempre y cuando tengáis algo de paciencia. Sino podéis degustarlo en cualquier restaurante de la Patagonia, en donde un grupo de chefs expertos se encargan de difundir este estilo culinario que se ha transformado en objeto de culto para quienes visitan esta parte del país.

Ingredientes:

1 Liebre
1/2 litro de vino tinto
Laurel y perejil
50 gr. de manteca
1/2 pocillo de aceite
1/4 de kg. de tomates
Sal y pimienta
1/4 de bacon
20 cebollitas chicas
1 vasito de vino seco
3 dientes de Ajo
Apio y Zanahoria, c/n
1 terrón de azúcar

Preparación:

Cortar la liebre en trozos, salpimentarla y colocarla dentro de un recipiente.

Rociar la carne con el vino tinto, agregar el laurel, el perejil picado, la zanahoria y el apio cortado en juliana.

Cubrir con el vino seco, tapar el recipiente y dejar en reposo durante 12 horas.

Al día siguiente, rehogar la cebolla en una cacerola con manteca y aceite. Agregar el bacon cortado en pequeños trozos y luego incorporar la liebre en trozos.

Cocinar durante media hora y agregar el líquido en el que se maceró el conejo. Dejar hervir durante 10 minutos.

Por otra parte, cortar los tomates en trocitos, salar y condimentar con sal y agregar el azúcar.

Cocinarlos a fuego fuerte con la cacerola tapada, revolver con frecuencia. Cuando estén cocidos, pasar por tamiz sobre la liebre.

Mezclar con cuchara de madera y cocinar 10 minutos más.
Servir bien caliente con cebollitas pequeñas cocidas y saltadas en manteca.

Imprimir

Etiquetas: , ,

Categorias: Gastronomia



Deja tu comentario