Un cafe en la confiteria giratoria del Cerro Otto

Confiteria giratoria del Cerro Otto

A orillas del lago Nahuel Huapí se extiende la ciudad de San Carlos de Bariloche, uno de los destinos más populares de la Patagonia. Con una gran proyección a nivel turístico un encanto natural pocas veces visto, esta ciudad emerge al pie de la Cordillera de los Andes y junto a una de los centros de esquí más famosos del país: el Cerro Catedral.

Debido a sus dimensiones y a su entorno natural, hay numerosos circuitos que invitan a descubrir cada rincón de la ciudad y sus alrededores. Algunas de las excursiones demandan una jornada completa, como es el caso de los catamaranes que circulan por el lago o la visita a la isla Victoria mientras que otros paseos están a escasa distancia del centro de Bariloche. Es el caso del Cerro Otto, una montaña que está situada a tan sólo 5 kilómetros de la ciudad y al que se puede llegar tomando la Avenida de los Pioneros, una de las más importantes de la ciudad.

A medida que uno asciende por el estrecho camino serpenteante del cerro es posible apreciar los bosques de lengas y algunas casas que ofrecen la arquitectura típica del lugar, de estilo alemán debido a la corriente inmigratoria que pobló la ciudad en los comienzos.

Quienes lo prefieren pueden optar por ascender en bicicleta o a pie, aunque en este caso el trayecto demorará unas dos horas. Otra opción es tomar el teleférico del cerro que recorre 2.100 metros de distancia desde la base hasta la Estación Superior. En este caso, estaréis protegidos de los vientos pues las 42 cabinas están cerradas.

Una vez en la cima hay mucho por observar dado que desde allí se consigue una espectacular vista panorámica de los lagos Nahuel Huapi, Moreno, Gutirrez, los cerros Tronador y Catedral, y las penínsulas de San Pedro y Llao Llao, donde se asoma el mítico hotel Llao LLao. La Estación Superior está situada a 1.405 metros sobre el nivel del mar y basta transitar unos metros para llegar a un oratorio panorámico así como a un conjunto de terrazas.

Otro de los grandes atractivos del Cerro Otto es la famosa confitería giratoria que se encuentra en la cima y ofrece una panorámica de 360 grados mientras tomáis un café. La vuelta completa demora entre 20 y 40 minutos y el movimiento se produce porque la confitería está situada sobre una platea flotante y giratoria.

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Bariloche



Deja tu comentario